Alto rendimiento

El concepto de alto rendimiento deportivo hace referencia a la optimización del aprovechamiento de los recursos físicos y técnicos del deportista, con la finalidad de desarrollar nuevas habilidades a través del entrenamiento, alcanzando un gran nivel competitivo.

Podemos diferenciarlos en dos tipos:

Alto rendimiento profesional: Perciben una remuneración por su actividad deportiva

Alto rendimiento amateur: No perciben una remuneración por su actividad deportiva.

Los deportistas amateurs y semiprofesionales pueden someterse a entrenamientos de alto rendimiento deportivo con la finalidad de mejorar sus capacidades físicas permitiéndoles alcanzar entornos más exigentes.

El entrenamiento es totalmente personalizado y se divide en entrenamiento físico, mental y nutricional (una alimentación nociva impide tener el peso corporal deseado, no regenerar bien el tejido muscular, no aguantar las cargas de trabajo… haciendo que el nivel físico y mental se vea mermado).

Un aspecto importante es el estilo de vida que se debe llevar, ya que cualquier evento fuera de la planificación deportiva puede alterar los resultados.